Skip to content

El trastorno bipolar en los niños y los adolescentes

¿Su hijo tiene cambios bruscos en el estado de ánimo? ¿Tiene cambios extremos en su comportamiento? ¿Se pone mucho más agitado y es mucho más activo que otros niños de su edad? ¿Otras personas le han dicho que su hijo es demasiado inquieto o a menudo está de mal humor? ¿Se da cuenta que su hijo tiene altibajos mucho más a menudo que otros niños? ¿Estos cambios en el estado de ánimo afectan cómo actúa su hijo en la escuela o el hogar?

Algunos niños y adolescentes que tienen estos síntomas pueden tener el trastorno bipolar, una enfermedad mental grave. Este folleto le dará más información sobre este trastorno.

¿Qué es el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar es una enfermedad grave del cerebro. También se conoce como enfermedad maníaco-depresiva o depresión maníaca. Los niños con trastorno bipolar tienen cambios inusuales en el estado de ánimo. A veces se sienten muy felices y “animados” y son mucho más enérgicos y activos de lo habitual o en comparación con otros niños de su edad. Esto se llama un episodio maníaco. Otras veces los niños con trastorno bipolar se sienten muy tristes y “decaídos” y son mucho menos activos de lo normal. Esto se conoce como depresión o un episodio depresivo.

Los “altibajos” del trastorno bipolar no son iguales que los altibajos normales que todo niño tiene. Los síntomas bipolares son más fuertes que eso. Los cambios en el estado de ánimo son más extremos y vienen acompañados de cambios en el sueño, el nivel de energía y la capacidad de pensar con claridad. Los síntomas bipolares son tan fuertes que pueden dificultar el buen rendimiento del niño en la escuela o que se lleve bien con los amigos y los familiares. Esta enfermedad también puede ser peligrosa. Algunos jóvenes con trastorno bipolar intentan hacerse daño o suicidarse.

Los niños y los adolescentes con trastorno bipolar deben recibir tratamiento. Con ayuda, pueden manejar sus síntomas y llevar una vida exitosa.

¿A quién le da el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar se puede presentar en cualquier persona, incluso en los niños y los adolescentes. Sin embargo, la mayoría de las personas con trastorno bipolar comienzan a presentar los síntomas en la adolescencia tardía o la adultez temprana. Por lo general, la enfermedad dura toda la vida.

¿Por qué a algunas personas les da el trastorno bipolar?

Los médicos no saben cuál es la causa del trastorno bipolar, pero hay varias cosas que pueden contribuir a la enfermedad. Los genes familiares pueden ser un factor, ya que el trastorno bipolar se puede dar en familias. Sin embargo, es importante saber que sólo porque alguien en su familia tiene el trastorno bipolar, no significa que otros miembros de la familia también lo tendrán.

Otro factor que puede conducir al trastorno bipolar es la estructura del cerebro o la función cerebral de la persona con el trastorno. Los científicos están estudiando la enfermedad y así descubriendo más sobre ella. Esta investigación puede ayudar a los médicos a tratar mejor a los pacientes. Además, puede ayudar a los médicos a predecir si el trastorno bipolar se puede presentar en una persona. Es posible que algún día los médicos puedan llegar a prevenir la enfermedad en ciertas personas.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno bipolar?

Los “episodios anímicos” del trastorno bipolar incluyen cambios inusuales en el estado de ánimo conjuntamente con cambios inusuales en los hábitos de dormir, niveles de actividad, pensamientos o comportamiento. En un niño, estos cambios en el estado de ánimo y la actividad deben ser muy diferentes a su comportamiento habitual y al comportamiento de los demás niños. Las personas con trastorno bipolar pueden tener episodios maníacos, episodios depresivos o episodios "mixtos". Un episodio mixto incluye síntomas maníacos y síntomas depresivos. Los síntomas de un episodio anímico duran una o dos semanas y, a veces, hasta más. Cuando alguien está pasando por uno de estos episodios, los síntomas se le presentan todos los días y duran la mayor parte del día.

Los niños y adolescentes que están teniendo un episodio maníaco pueden:

  • Sentirse felices o hacer tonterías de una manera que es poco usual para ellos y para otras personas de su edad
  • Ponerse bravos o de mal genio fácilmente
  • Hablar muy rápido sobre muchas cosas distintas
  • Tener problemas para dormir, pero sin sentirse cansados
  • Tener dificultad para mantenerse concentrados
  • Hablar y pensar sobre el sexo más a menudo
  • Hacer cosas arriesgadas

Los niños y adolescentes que están teniendo un episodio depresivo pueden:

  • Sentirse muy “deprimidos” o tristes
  • Quejarse mucho de dolor, como de dolor de cabeza o del estómago
  • Dormir demasiado o muy poco
  • Sentirse culpables y que no valen nada
  • Comer demasiado o muy poco
  • Tener muy poca energía y perder el interés en actividades divertidas
  • Sentirse cansados o sin energía
  • Pensar en la muerte o el suicidio

¿Pueden tener otros problemas los niños y adolescentes que tienen el trastorno bipolar?

Los jóvenes con trastorno bipolar pueden tener varios problemas al mismo tiempo. Estos incluyen:

  • El abuso de sustancias. Tanto los adultos como los niños con trastorno bipolar están en riesgo de beber alcohol o consumir drogas.
  • El trastorno de déficit de atención con hiperactividad. Los niños que tienen tanto el trastorno bipolar y el trastorno de déficit de atención con hiperactividad pueden tener dificultad para mantener la concentración.
  • Los trastornos de ansiedad, como la ansiedad de separación.

A veces, los problemas de conducta acompañan a los episodios anímicos. Los jóvenes pueden hacer muchas cosas arriesgadas, tales como conducir demasiado rápido o gastar demasiado dinero. Algunos jóvenes con trastorno bipolar piensan en el suicidio. Esté atento a cualquier señal de pensamiento suicida. Tome estas señales en serio y llame al médico de su hijo.

¿Cómo se diagnostica el trastorno bipolar?

Un médico con experiencia en estos problemas examinará cuidadosamente a su hijo. No hay ningún análisis de sangre o imágenes cerebrales que puedan usarse para diagnosticar el trastorno bipolar. Más bien, el médico le hará preguntas acerca del estado de ánimo y los patrones de sueño de su hijo. El médico también le preguntará sobre su nivel de actividad y su comportamiento. A veces los médicos necesitan saber sobre los problemas médicos que hay en la familia, como depresión o alcoholismo. El médico puede mandar a hacerle pruebas a su hijo para ver si hay alguna otra cosa, que no sea el trastorno bipolar, que pueda estar causando los síntomas del niño.

¿Cómo se trata el trastorno bipolar?

Por el momento, no hay cura para el trastorno bipolar. Los médicos suelen tratar a los niños que tienen esta enfermedad de la misma forma en que tratan los adultos. El tratamiento puede ayudar a controlar los síntomas. El tratamiento funciona mejor cuando es constante y no se lo interrumpe. Las opciones de tratamiento incluyen:

  • Medicamentos. Hay diversos tipos de medicamentos que pueden dar buenos resultados. Los niños responden de diferentes maneras a los medicamentos, por lo que el tipo correcto del medicamento depende de cada niño. Algunos niños pueden necesitar más de un tipo de medicamento debido a que sus síntomas son tan complejos. A veces es necesario probar diferentes tipos de medicamentos para ver cuáles les dan los mejores resultados. Los niños deben tomar la menor cantidad y la dosis más baja posible para aliviar sus síntomas. Una buena manera de recordar esto es "empezar con poco e ir despacio." Los medicamentos pueden tener efectos secundarios. Siempre informe al médico de su hijo sobre cualquier efecto secundario. No deje de darle el medicamento a su hijo sin antes consultar a un médico. Puede ser peligroso suspender repentinamente un medicamento y los síntomas bipolares pueden empeorar.
  • Terapia. Hay diferentes tipos de psicoterapia o terapia de "diálogo" que pueden ayudar a los niños con trastorno bipolar. La terapia puede ayudar a los niños a cambiar su comportamiento y manejar sus rutinas. También puede ayudar a los jóvenes a llevarse mejor con la familia y los amigos. A veces, la terapia incluye a los miembros de la familia.

¿Qué pueden esperar los niños y adolescentes del tratamiento?

Con tratamiento, los niños y adolescentes que tienen el trastorno bipolar pueden mejorar con el tiempo. Se logra un mejor resultado cuando los médicos, padres y jóvenes todos trabajen juntos.

A veces, el trastorno bipolar del niño cambia. Cuando esto sucede, el tratamiento también se debe cambiar. Por ejemplo, es posible que su hijo tenga que probar un medicamento diferente. El médico también puede recomendar otros cambios en el tratamiento. Los síntomas pueden reaparecer después de un tiempo y quizás sea necesario hacer más ajustes. El tratamiento puede tomar tiempo, pero si se lo continúa de la manera indicada, ayuda a muchos niños y adolescentes a tener menos síntomas bipolares.

Usted puede ayudar a que el tratamiento sea más eficaz. Trate de mantener un registro o cuadro de los patrones de estado de ánimo, comportamientos y sueño de su hijo. Esto se llama un "cuadro de la vida diaria" o un "cuadro del estado de ánimo". Puede ayudar a que usted y su hijo comprendan la enfermedad y le puedan hacer un seguimiento. El cuadro también puede ayudarle al médico a determinar si el tratamiento está funcionando.

¿Cómo puedo ayudar a mi niño o adolescente?

Lo primero que debe hacer es obtener un diagnóstico y tratamiento adecuado. Si cree que su hijo puede tener el trastorno bipolar, haga una cita con su médico de familia para consultarle sobre los síntomas que nota.

Si su hijo tiene el trastorno bipolar, hay algunas cosas básicas que usted puede hacer:

  • Tenga paciencia
  • Anime a su hijo a que hable y escúchelo detenidamente
  • Sea comprensivo con respecto a sus episodios anímicos
  • Ayúdelo a que se divierta
  • Ayúdelo a entender que el tratamiento puede ayudarle a mejorar.

¿Cómo afecta el trastorno bipolar a los padres y demás familiares?

Cuidar de un niño o adolescente que tiene el trastorno bipolar puede ser estresante para usted también. Tiene que enfrentar los cambios en el estado de ánimo y otros problemas, como el mal genio y las actividades arriesgadas. Esto puede ser un desafío para cualquier padre. A veces el estrés puede perjudicar sus relaciones con otras personas y es posible que tenga que faltar al trabajo o perder su tiempo libre.

Si usted cuida de un niño que tiene el trastorno bipolar, cuídese usted también. Encuentre con quien hablar sobre lo que siente. Consúltele a su médico sobre grupos de apoyo para las personas que, como usted, cuidan de otros. Si mantiene su nivel de estrés bajo, podrá desempeñarse mejor. Esto también podría ayudar a que su hijo mejore.

¿Dónde puedo conseguir ayuda?

Si no sabe dónde conseguir ayuda, llame a su médico de familia. También puede buscar en el listado de profesionales de la salud mental en la guía telefónica. Los médicos en los hospitales pueden ayudar en una emergencia. Por último, la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA, por sus siglas en inglés) tiene una herramienta en el Internet que le puede ayudar a encontrar servicios de salud mental en su área. Puede encontrarla aquí: https://findtreatment.samhsa.gov.

Conozco a alguien que está en crisis. ¿Qué debo hacer?

Si usted conoce a alguien que puede estar pensando en hacerse daño o hacer daño a otra persona, obtenga ayuda de inmediato.

  • No le deje sola a esa persona
  • Llame a su médico.
  • Llame al 911 para servicios de emergencia o vaya a la sala de emergencias más cercana.
  • Llame a la línea directa gratuita de la Red Nacional de Prevención del Suicidio al 1–888–628–9454, o al número TTY para personas con problemas auditivos al 1–800–799–4889 (1–800–799–4TTY). Hay especialistas disponibles las 24 horas del día.

Para aprender más sobre el trastorno bipolar, comuníquese con nosotros.

Instituto Nacional de la Salud Mental
Oficina de Política Científica, Planificación y Comunicaciones
División de Redacción Científica, Prensa y Difusión
6001 Executive Boulevard
Room 6200, MSC 9663
Bethesda, MD 20892–9663
Teléfono: 301–443–4513 o 1–866–615–6464 (1–866–615–NIMH)*
Teléfono para personas con problemas auditivos: 301–443–8431 o 1–866–415–8051*
Fax: 301–443–4279
Correo electrónico: nimhinfo@nih.gov
Sitios web: https://www.nimh.nih.gov (inglés) o https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/index.shtml (español)

*Las llamadas a los números telefónicos que empiezan con 1–866 son gratuitas para quienes viven en los Estados Unidos

DEPARTAMENTO DE SALUD Y SERVICIOS HUMANOS
  DE LOS ESTADOS UNIDOS
Institutos Nacionales de la Salud
Publicación de NIH Núm. SQF 15–6380
Traducida en octubre del 2009
Modificada en noviembre del 2016