Skip to content

Trastornos del espectro autista

¿Qué son los trastornos del espectro autista?

Los trastornos del espectro autista son un grupo de trastornos del desarrollo que afectan la comunicación y el comportamiento. Aunque el autismo se puede diagnosticar a cualquier edad, se conoce como un "trastorno del desarrollo" porque generalmente los síntomas aparecen durante los primeros dos años de vida.

Según el Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales (DSM-5), una guía creada por la Asociación Americana de Psiquiatría que se utiliza para diagnosticar trastornos mentales, las personas con trastornos del espectro autista tienen:

  • Dificultad para comunicarse e interactuar con otras personas
  • Intereses limitados y comportamientos repetitivos
  • Síntomas que afectan la capacidad de esa persona para desempeñarse en la escuela, el trabajo y otras áreas de la vida

Se utiliza el término “espectro” para describir el autismo porque existe una amplia variación en el tipo y la gravedad de los síntomas que experimentan las personas con esos trastornos.

Los trastornos del espectro autista ocurren en todos los grupos étnicos, raciales y económicos. Si bien pueden durar toda la vida, los tratamientos y servicios pueden mejorar los síntomas y la capacidad de funcionar de las personas con trastornos del espectro autista. La Academia Americana de Pediatría recomienda examinar a todos los niños para detectar si tienen autismo. Todas las personas que cuidan a niños deben hablar con sus pediatras sobre la evaluación del autismo.

¿Cuáles son las señales y los síntomas de los trastornos del espectro autista?

Las personas con estos trastornos tienen dificultad para comunicarse e interactuar socialmente, y además tienen intereses limitados y comportamientos repetitivos. La siguiente lista ofrece algunos ejemplos de los tipos de comportamientos que son frecuentes en las personas diagnosticadas con trastornos del espectro autista. No todas las personas con estos trastornos tendrán todos los comportamientos, pero la mayoría mostrará algunos de los que se mencionan a continuación.

Entre los comportamientos de comunicación e interacción social se pueden incluir:

  • Hacer poco contacto visual o hacerlo de manera inconsistente
  • Tener la tendencia de no ver o de no escuchar a las personas
  • Compartir rara vez los objetos o las actividades que les gustan, señalándolos o mostrándolos a otros
  • No responder o demorarse en responder cuando se les llama por su nombre o mediante otros intentos verbales para captar su atención
  • Tener dificultad para seguir las conversaciones
  • A menudo, hablar durante largo tiempo sobre un tema que prefieren, sin permitir que otros tengan la oportunidad de responder o sin darse cuenta cuando los demás reaccionan con indiferencia
  • Tener expresiones faciales, movimientos y gestos que no coinciden con lo que están diciendo
  • Tener un tono inusual de voz que puede sonar como si estuvieran cantando, o un tono monótono y similar al de un robot
  • Tener problemas para comprender el punto de vista de otra persona, o no poder predecir o entender las acciones de otros

Entre los comportamientos restringidos o repetitivos se pueden incluir:

  • Repetir ciertas conductas o tener comportamientos inusuales, como repetir palabras o frases (un comportamiento llamado ecolalia)
  • Mostrar un interés intenso y prolongado en ciertos temas, como números, detalles o datos
  • Mostrar demasiado interés en ciertas cosas, como en objetos en movimiento o en partes de algunos objetos
  • Molestarse por algún cambio leve en la rutina
  • Ser más o menos sensibles que otras personas a los estímulos sensoriales, como tener sensibilidad a la luz, al ruido, a la textura de la ropa o a la temperatura

Las personas con trastornos del espectro autista también pueden tener dificultad para dormir y ser irritables. Aunque las personas con estos trastornos pueden enfrentar muchos retos, también tienen muchos puntos fuertes, entre estos:

  • Ser capaces de aprender detalladamente cosas y recordar la información por largos períodos de tiempo
  • Tener una gran memoria visual y auditiva
  • Sobresalir en matemáticas, ciencias, música y arte

¿Cuáles son las causas y los factores de riesgo para los trastornos del espectro autista?

Los investigadores no saben cuáles son las causas exactas de los trastornos del espectro autista, pero hay estudios que sugieren que los genes pueden actuar junto con las influencias del entorno para afectar el desarrollo en formas que conducen al autismo. Aunque los científicos aún están intentando comprender por qué algunas personas presentan estos trastornos y otras no, algunos factores que aumentan el riesgo incluyen:

  • Tener hermanos con trastornos del espectro autista
  • Tener padres o madres mayores
  • Tener ciertas afecciones genéticas (por ejemplo, las personas con trastornos como el síndrome de Down, el síndrome del cromosoma X frágil y el síndrome de Rett son más propensas que otras a tener algún trastorno del espectro autista).
  • Tener un peso muy bajo al nacer

No todas las personas que tienen estos factores de riesgo tendrán autismo.

¿Cómo se diagnostican los trastornos del espectro autista?

Los médicos diagnostican los trastornos del espectro autista al observar el comportamiento y el desarrollo de una persona. Por lo general, se puede diagnosticar de manera confiable un trastorno del espectro autista a la edad de dos años. Es importante que las personas con inquietudes busquen una evaluación lo antes posible para poder obtener un diagnóstico y comenzar el tratamiento.

Diagnóstico en los niños pequeños

El diagnóstico en los niños pequeños suele ser un proceso de dos etapas:

Primera etapa: Evaluación del desarrollo general durante los chequeos periódicos de los niños

Todos los niños deben acudir a chequeos periódicos con un pediatra o un proveedor de atención médica de la primera infancia. La Academia Americana de Pediatría recomienda evaluar a todos los niños para detectar retrasos en el desarrollo durante sus chequeos periódicos de los 9, 18 y 24 o 30 meses. La evaluación específica para trastornos del espectro autista debe hacerse en las consultas de los 18 y los 24 meses. Es posible que se requieran evaluaciones adicionales si los niños presentan un alto riesgo de algún trastorno del espectro autista o de otros problemas del desarrollo. Los niños que tienen un alto riesgo incluyen aquellos que tienen familiares con estos trastornos, muestran algunos de los comportamientos relacionados con el espectro autista, tienen padres o madres mayores, tienen ciertas afecciones genéticas o nacieron con un peso muy bajo.

Las experiencias e inquietudes de los padres son muy importantes en el proceso de evaluación de los niños pequeños. A veces, el médico les hará preguntas sobre el comportamiento de los niños y usará esa información junto con herramientas para evaluar los trastornos del espectro autista y sus propias observaciones. Para leer más sobre los instrumentos que se usan para evaluar los trastornos del espectro autista, visite la página web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en www.cdc.gov/ncbddd/Spanish/autism/screening.html.

Los niños que muestran ciertos problemas del desarrollo durante este proceso de evaluación se remiten para una segunda etapa de la evaluación.

Segunda etapa: Evaluación adicional

La segunda evaluación la realiza un equipo de médicos y otros profesionales de la salud que son expertos en el diagnóstico de los trastornos del espectro autista.

Este equipo puede incluir a los siguientes especialistas:

  • Un pediatra del desarrollo, que es un médico con formación especializada en el desarrollo infantil
  • Un psicólogo o psiquiatra infantil, que es un doctor que se especializa en el desarrollo del cerebro y en el comportamiento
  • Un neuropsicólogo, que es un médico que se centra en evaluar, diagnosticar y tratar trastornos neurológicos, médicos y del desarrollo neurológico
  • Un patólogo del habla o del lenguaje, que es un profesional de la salud con capacitación especial en los problemas de comunicación

La segunda evaluación puede medir las siguientes habilidades:

  • Cognitivas o del pensamiento
  • Del lenguaje y
  • Las necesarias para realizar actividades diarias de forma independiente y apropiada para la edad, como comer, vestirse o ir al baño

Debido a que los trastornos del espectro autista son complejos y a veces se producen junto con otras enfermedades o trastornos del aprendizaje, la evaluación completa puede incluir análisis de sangre y una prueba de audición.

El diagnóstico formal y las recomendaciones para el tratamiento se basarán en los resultados de esta evaluación.

Diagnóstico en niños más grandes y adolescentes

A menudo, los síntomas de los trastornos del espectro autista en los niños mayores y los adolescentes que asisten a la escuela son reconocidos primero por los padres y maestros y luego son evaluados por el equipo de educación especial de la escuela. El equipo escolar puede realizar una evaluación inicial y luego recomendar que estos niños vean a su pediatra o médico de atención primaria o a un médico que se especialice en los trastornos del espectro autista para una evaluación adicional.

Los padres pueden hablar con estos médicos sobre las dificultades que tienen sus hijos para interactuar socialmente, tales como problemas con la comunicación sutil. Estos problemas con la comunicación sutil pueden incluir dificultades para comprender el tono de voz, las expresiones faciales o el lenguaje corporal. Los niños más grandes y los adolescentes pueden tener problemas para entender las expresiones con sentido figurado, el humor o el sarcasmo. Los padres también pueden notar que sus hijos tienen problemas para hacer amistades con sus compañeros.

Diagnóstico en adultos

Con frecuencia, es más difícil diagnosticar los trastornos del espectro autista en adultos que en niños. En los adultos, algunos síntomas del espectro autista pueden superponerse con los síntomas de otros trastornos de salud mental, como el trastorno de ansiedad o el trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

Los adultos que notan que tienen indicios o síntomas de los trastornos del espectro autista deben hablar con un médico y pedir que los envíen para una evaluación de estos trastornos. Si bien todavía se están haciendo ajustes a estas pruebas en los adultos, se les puede remitir a un neuropsicólogo, un psicólogo o un psiquiatra con experiencia en los trastornos del espectro autista. Este profesional preguntará acerca de los:

  • Retos enfrentados en la comunicación y la interacción social
  • Asuntos sensoriales
  • Comportamientos repetitivos
  • Intereses limitados

La información sobre los antecedentes del desarrollo de la persona adulta ayudará a que el médico haga un diagnóstico preciso. Por lo tanto, una evaluación para detectar trastornos del espectro autista podría incluir conversaciones con sus padres y otros familiares.

La obtención de un diagnóstico correcto de un trastorno del espectro autista como adulto puede ayudar a una persona a comprender los retos anteriores, identificar sus fortalezas y obtener el tipo adecuado de ayuda. Se están realizando estudios para determinar los tipos de servicios y apoyos que son más útiles para mejorar el funcionamiento y la integración en la comunidad de jóvenes en edad de transición y adultos con estos trastornos.

¿Cómo se tratan los trastornos del espectro autista?

El tratamiento de los trastornos del espectro autista debe comenzar lo antes posible después del diagnóstico. El tratamiento temprano es importante porque la atención adecuada puede disminuir las dificultades que tienen las personas al mismo tiempo que les ayuda a aprender nuevas habilidades y aprovechar al máximo sus fortalezas.

La gran cantidad de problemas que enfrentan las personas con estos trastornos significa que no existe un mejor tratamiento para el espectro autista. Trabajar en estrecha colaboración con un médico o profesional de la salud es importante para encontrar el programa de tratamiento adecuado.

Medicamentos

El médico puede recetar medicamentos para tratar algunos síntomas que son frecuentes en los trastornos del espectro autista. Con los medicamentos, una persona con uno de estos trastornos puede tener menos problemas de:

  • Irritabilidad
  • Agresión
  • Comportamientos repetitivos
  • Hiperactividad
  • Problemas de atención
  • Ansiedad y depresión

Lea más acerca de las últimas noticias e información sobre las advertencias de medicamentos, guías de medicación del paciente o medicamentos aprobados recientemente en el sitio web de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) en www.fda.gov/AboutFDA/EnEspanol (español) o en www.fda.gov (inglés).

Terapia conductual, psicológica y educativa

Es posible que se remitan a las personas con estos trastornos a médicos que se especializan en brindar intervenciones conductuales, psicológicas, educativas o para el desarrollo de habilidades. Estos programas suelen ser altamente estructurados e intensivos y pueden involucrar a los padres, madres, hermanos y otros miembros de la familia. Estos programas pueden ayudar a las personas con trastornos del espectro autista a:

  • Aprender las habilidades necesarias para vivir independientemente.
  • Reducir los comportamientos desafiantes.
  • Aumentar o robustecer las fortalezas.
  • Aprender habilidades sociales, de comunicación y de lenguaje.

Otros recursos

Hay muchos programas de servicios sociales y otros recursos que pueden ayudar a las personas con trastornos del espectro autista. A continuación, le damos algunos consejos para encontrar estos servicios adicionales:

  • Comuníquese con su médico, departamento de salud local, escuela o grupo de apoyo del autismo para obtener información sobre programas especiales o recursos locales.
  • Busque un grupo de apoyo para el autismo. Compartir información y experiencias puede ayudar a las personas con estos trastornos y a sus cuidadores a conocer las opciones de tratamiento y los programas relacionados con los trastornos del espectro autista.
  • Grabe las conversaciones y consultas con sus médicos u otros proveedores de atención médica y sus profesores. Esta información ayuda cuando llega el momento de tomar decisiones sobre qué programas podrían satisfacer mejor las necesidades de la persona con este trastorno.
  • Guarde copias de los informes y evaluaciones de los médicos. Esta información puede ayudar a ver si una persona cumple con los criterios para participar en programas especiales.

¿Dónde puedo encontrar más recursos sobre los trastornos del espectro autista?

Para aprender más sobre los trastornos del espectro autista, visite:

¿Qué son los ensayos clínicos?

Los ensayos clínicos son estudios de investigación que analizan nuevas formas de prevenir, detectar o tratar enfermedades y afecciones. El objetivo de los ensayos clínicos es determinar si nuevos tratamientos y pruebas funcionan y son seguros. Aunque las personas pueden beneficiarse al participar en un ensayo clínico, deben saber que el objetivo principal de estos es obtener nuevos conocimientos científicos para que otros puedan recibir una mejor ayuda en el futuro.

Los investigadores del NIMH y de todo el país realizan muchos estudios con pacientes y con voluntarios sanos. En la actualidad, tenemos nuevas y mejores opciones de tratamientos debido a lo que los ensayos clínicos descubrieron en años anteriores. Forme parte de los avances médicos del futuro. Hable con su médico sobre los ensayos clínicos, sus beneficios y riesgos, y si hay alguno que es adecuado para usted.

  • Para más información sobre los ensayos clínicos que realiza el NIMH, comuníquese con nosotros al 301-496-5645 o a nimhcore@mail.nih.gov.
  • Si tiene preguntas sobre la participación en estudios de investigación que se realizan en los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) y dónde encontrarlos, comuníquese con prpl@mail.cc.nih.gov (Si hace clic en el enlace, se abrirá en un correo electrónico).

Para una lista de los ensayos clínicos que los NIH y otros llevan a cabo en todo el país, asegúrese de visitar el sitio web de ClinicalTrials.gov en www.clinicaltrials.gov.

Cómo encontrar ayuda

Localizador de programas de tratamiento de la salud mental

La Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental (SAMHSA, por sus siglas en inglés) ofrece este recurso en Internet para ayudar a encontrar establecimientos y programas de tratamiento de problemas de la salud mental. Busque un establecimiento en su estado en https://findtreatment.samhsa.gov. Para recursos adicionales, visite la página de ayuda en inglés del NIMH para enfermedades mentales en www.nimh.nih.gov/health/find-help.

Preguntas para hacerle a su médico

Hacer preguntas y ofrecer información a su médico u otros proveedores de atención médica pueden mejorar el cuidado que le dan. Hablar con su médico genera confianza y lleva a mejores resultados y a un mayor grado de calidad, seguridad y satisfacción. Visite el sitio web de la Agencia para la Investigación y la Calidad de la Atención Médica para obtener más consejos: www.ahrq.gov/patients-consumers (inglés) y www.ahrq.gov/topics/informacion-en-espanol (español).

Reproducciones

Esta publicación es de dominio público y se puede reproducir o copiar sin necesidad de pedir permiso al NIMH. Le agradecemos que cite al NIMH como fuente de la información. El NIMH le anima a reproducir y a usar esta publicación en sus iniciativas para mejorar la salud pública. Sin embargo, el uso de materiales gubernamentales de manera inapropiada puede generar inquietudes legales o éticas, por lo que le pedimos que use las siguientes pautas:

  • El NIMH no promociona ni recomienda ningún producto, proceso o servicio comercial y no se pueden usar nuestras publicaciones para fines publicitarios o de respaldo.
  • El NIMH no ofrece consejos médicos ni da recomendaciones de tratamientos específicos. Tampoco damos ningún tipo de referencias. Nuestros materiales no se deben usar de manera que parezca que estamos dando recomendaciones o referencias de ese estilo.
  • El NIMH solicita a las organizaciones no federales que usan nuestras publicaciones que no las alteren de manera que comprometan su integridad y “la marca”.
  • Si agrega logotipos y enlaces a sitios web que no pertenezcan al gobierno federal, estos no deben dar la impresión de que el NIMH promociona algún producto o servicio comercial en particular, ni servicios o tratamientos médicos.
  • Las fotografías o imágenes que se usan en las publicaciones del NIMH son de modelos y se utilizan solamente con fines ilustrativos. El uso de algunas de estas imágenes está restringido.

Si tiene alguna pregunta acerca de estas pautas y del uso de las publicaciones del NIMH, por favor comuníquese con el Centro de Recursos de Información del NIMH llamando al 8666156464 o envíe un correo electrónico a nimhinfo@nih.gov.

Para más información

Sitio web del NIMH
www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol (español)
www.nimh.nih.gov  (inglés)

MedlinePlus de la Biblioteca Nacional de Medicina
https://medlineplus.gov/spanish (español)
https://medlineplus.gov (inglés)

Ensayos clínicos
https://salud.nih.gov/investigacion-clinica (Información general en español)
www.clinicaltrials.gov (inglés)

Instituto Nacional de la Salud Mental
Oficina de Política Científica, Planificación y Comunicaciones
División de Redacción Científica, Prensa y Difusión
6001 Executive Boulevard
Room 6200, MSC 9663
Bethesda, MD 20892-9663
Teléfono: 301-443-4513 o 866-615-6464 (866-615-NIMH)*
Teléfono para personas con problemas auditivos: 301-443-8431 o 866-415-8051*
Fax: 301-443-4279
Correo electrónico: nimhinfo@nih.gov
Sitios web: www.nimh.nih.gov (inglés) o www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol (español)

*Las llamadas a los números telefónicos que empiezan con 866 son gratuitas para quienes viven en los Estados Unidos.

DEPARTAMENTO DE SALUD Y SERVICIOS HUMANOS
  DE LOS ESTADOS UNIDOS
Institutos Nacionales de la Salud
Publicación de NIH Núm.19-MH-8084S
Revisada en el 2018