Skip to content

Trastornos del espectro autista

¿Qué son los trastornos del espectro autista?

Los trastornos del espectro autista (TEA) son un grupo de trastornos del desarrollo que incluyen las siguientes características:

  • Problemas de larga duración con la comunicación e interacción social en diferentes contextos
  • Comportamientos repetitivos o no querer cambios en la rutina diaria
  • Síntomas que comienzan en la primera infancia, por lo general, en los primeros 2 años de vida
  • Síntomas que hacen que la persona necesite ayuda en su vida diaria

El término “espectro” se refiere a la amplia gama de síntomas, fortalezas y grados de deterioro que pueden tener las personas con estos trastornos. En la actualidad, el diagnóstico de los trastornos del espectro autista incluye estas y otras afecciones:

  • El trastorno autista
  • El síndrome de Asperger
  • El trastorno generalizado del desarrollo no especificado

Aunque los trastornos del espectro autista comienzan en la etapa temprana del desarrollo, pueden durar toda la vida.

¿Cuáles son las señales y los síntomas de los trastornos del espectro autista?

No todas las personas con un trastorno del espectro autista exhiben todos estos comportamientos, pero la mayoría tendrá varios de ellos.

Las personas con estos trastornos pueden:

  • Repetir ciertas conductas o tener comportamientos inusuales
  • Tener demasiado interés en ciertas cosas, como en objetos en movimiento o partes de objetos
  • Tener un interés intenso y prolongado en ciertos temas, como números, detalles o datos
  • Molestarse por algún cambio leve de rutina o por estar en un entorno nuevo o que los estimule demasiado
  • Hacer poco contacto visual o hacerlo de manera errática
  • Tender a mirar o escuchar menos a las personas a su alrededor
  • Rara vez intentar compartir los objetos o actividades que les gustan señalándolos o mostrándolos a otros
  • Responder de forma inusual cuando otras personas muestran ira, angustia o afecto
  • No responder o demorarse para responder a su nombre u otros intentos verbales para captar su atención
  • Tener dificultad para seguir las conversaciones
  • A menudo, hablar por largo tiempo sobre un tema favorito, pero sin permitir que otros tengan la oportunidad de responder o sin darse cuenta cuando los demás reaccionan con indiferencia
  • Repetir palabras o frases que escuchan, un comportamiento llamado ecolalia
  • Usar palabras que parecen extrañas, fuera de lugar o que tienen un significado especial que solo entienden los que conocen la forma de comunicarse de esa persona
  • Tener expresiones faciales, movimientos y gestos que no coinciden con lo que están diciendo
  • Tener un tono inusual de voz que puede sonar como si estuvieran cantando o un tono monótono y similar al de un robot
  • Tener problemas para comprender el punto de vista de otra persona, lo que les impide predecir o entender las acciones de otras personas

Las personas con un trastorno del espectro autista pueden tener otras dificultades, como sensibilidad sensorial (sensibilidad a la luz, el ruido, las texturas de la ropa o la temperatura), trastornos del sueño, problemas de digestión e irritabilidad. También pueden tener muchas fortalezas y habilidades. Por ejemplo, las personas con un trastorno del espectro autista pueden:

  • Tener una inteligencia superior a la media
  • Ser capaces de aprender cosas en detalle y recordar la información por largos períodos
  • Tener una gran memoria visual y auditiva
  • Sobresalir en matemáticas, ciencia, música y arte

CÓMO IDENTIFICAR SI UN NIÑO PEQUEÑO TIENE UN TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA

Algunos bebés con trastornos del espectro autista pueden parecer diferentes desde muy temprano en su desarrollo. Otros parecen que se desarrollaran normalmente hasta el segundo o, incluso, tercer año de vida, pero es entonces cuando los padres empiezan a notar problemas. Puede aprender más sobre los indicadores del desarrollo que los niños pequeños deben alcanzar en www.cdc.gov/ncbddd/Spanish/actearly/milestones/index.html .

¿Cómo se diagnostican los trastornos del espectro autista?

Los médicos diagnostican los trastornos del espectro autista al observar el comportamiento y el desarrollo del niño. Los niños pequeños con alguno de estos trastornos se pueden diagnosticar con certeza a los 2 años.

Los niños más grandes y los adolescentes se deben evaluar para determinar si tienen un trastorno del espectro autista cuando uno de los padres o un profesor expresa sus inquietudes basadas en la observación de su comportamiento social, comunicativo y al jugar.

No es fácil diagnosticar un trastorno del espectro autista en los adultos. Algunos de los síntomas de estos trastornos en los adultos pueden coincidir con los síntomas de otros trastornos de salud mental, como la esquizofrenia o el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Sin embargo, lograr un diagnóstico correcto de un trastorno del espectro autista en un adulto puede ayudar a esa persona a entender ciertas dificultades que haya tenido en el pasado, identificar sus fortalezas y obtener el tipo adecuado de ayuda.

Diagnóstico en los niños pequeños

El diagnóstico en los niños pequeños suele ser un proceso de dos etapas:

Evaluación del desarrollo general durante los chequeos periódicos del niño Todo niño debe tener chequeos periódicos con un pediatra o un proveedor de atención médica de la primera infancia. La evaluación específica para los trastornos del espectro autista debe hacerse en las consultas de los 18 y los 24 meses.

Es posible que se requiera una evaluación más temprana si el niño tiene un alto riesgo de algún trastorno del espectro autista o de otros problemas del desarrollo. Los que tienen un alto riesgo incluye aquellos que:

  • Tienen algún hermano u otro familiar con un trastorno del espectro autista
  • Muestran algunos de los comportamientos de los trastornos del espectro autista
  • Nacieron prematuros o temprano, o tuvieron un bajo peso al nacer

Las experiencias e inquietudes de los padres son muy importantes en el proceso de evaluación de los niños pequeños. A veces, el médico les hará preguntas sobre el comportamiento del niño y usará esa información junto con sus propias observaciones. Puede leer más sobre los instrumentos que se usan para evaluar los trastornos del espectro autista en http://www.cdc.gov/ncbddd/Spanish/autism/screening.html .

Los niños que muestran ciertos problemas de desarrollo durante este proceso de evaluación se remiten para una siguiente etapa de evaluación.

Evaluación adicional La evaluación adicional la realiza un equipo de médicos y otros profesionales de la salud con una gran variedad de especialidades, que son expertos en el diagnóstico de los trastornos del espectro autista. Este equipo puede incluir a los siguientes especialistas:

  • Un pediatra del desarrollo, que es un médico con formación especial en el desarrollo infantil
  • Un psicólogo o psiquiatra infantil, que es un doctor que se especializa en el desarrollo del cerebro y el comportamiento; Conozca las señales y pida ayuda si tiene alguna duda.
  • Un patólogo del habla-lenguaje, que es un profesional de la salud con capacitación especial en los problemas de la comunicación

La evaluación puede medir las siguientes habilidades:

  • Cognitivas o del pensamiento
  • Del lenguaje y
  • Las necesarias para realizar las actividades diarias de forma independiente y apropiada para la edad, como comer, vestirse o ir al baño

Ya que los trastornos del espectro autista son complejos y a veces se produce junto con otras enfermedades o trastornos del aprendizaje, la evaluación completa puede incluir:

  • Análisis de sangre
  • Una prueba de audición

Las recomendaciones para el tratamiento se basarán en los resultados de la evaluación.

Diagnóstico en niños más grandes y adolescentes

A menudo, el equipo de educación especial de la escuela reconoce y evalúa por primera vez a los niños más grandes que comienzan a mostrar síntomas de los trastornos del espectro autista después de comenzar la escuela y los puede remitir a un profesional de la salud. Los padres pueden hablar con el pediatra acerca de las dificultades que tiene su hijo con la interacción social, entre ellas, problemas con la comunicación sutil, como comprender el tono de voz o las expresiones faciales, el lenguaje corporal, y no comprender el sentido figurado del habla, el humor o el sarcasmo. Los padres también pueden notar que su hijo tiene problemas para hacer amistades con sus compañeros. En este punto, el pediatra, o un psicólogo o psiquiatra infantil experto en los trastornos del espectro autista, puede evaluar al niño y referir a la familia a una evaluación adicional y tratamiento.

Diagnóstico en los adultos

Los adultos que notan las señales y los síntomas de los trastornos del espectro autista deben hablar con un médico y pedir que los envíen para una evaluación de estos trastornos. Si bien todavía se están refinando estas pruebas en los adultos, se los puede enviar a un psicólogo o un psiquiatra experto en los trastornos del espectro autista. Este profesional preguntará acerca de sus inquietudes, tales como la interacción social y los problemas de comunicación, los problemas sensoriales, las conductas repetitivas y los intereses limitados. La información sobre los antecedentes del desarrollo del adulto ayudará a hacer un diagnóstico preciso, por lo que una evaluación para detectar un trastorno del espectro autista puede incluir comunicarse con los padres y otros familiares.

¿Cómo se tratan los trastornos del espectro autista?

El tratamiento temprano y la atención adecuada pueden disminuir los problemas y aumentar la capacidad de una persona para aumentar lo máximo posible sus fortalezas y aprender nuevas habilidades. Si bien no hay un solo tratamiento que sea el mejor para los trastornos del espectro autista, es importante tener una colaboración estrecha con el médico para encontrar el programa de tratamiento adecuado.

Medicamentos

Hay unas pocas clases de medicamentos que los médicos pueden utilizar para tratar algunos problemas frecuentes de los trastornos del espectro autista. Con los medicamentos, una persona con uno de estos trastornos puede tener menos problemas de:

  • Irritabilidad
  • Agresión
  • Comportamientos repetitivos
  • Hiperactividad
  • Problemas de atención
  • Ansiedad y depresión

Lea más acerca de las últimas noticias e información sobre las advertencias de medicamentos, guías de medicación del paciente o medicamentos recientemente aprobados en el sitio web de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) en www.fda.gov/AboutFDA/EnEspanol  (español) o www.fda.gov  (inglés).

¿Quiénes se ven afectados por los trastornos del espectro autista?

Los trastornos del espectro autista afectan a muchas personas. En los últimos años, se ha observado un aumento en los casos diagnosticados. Hay más niños que niñas diagnosticados con estos trastornos.

¿Qué causa los trastornos del espectro autista?

Los científicos no saben cuáles son las causas exactas de estos trastornos, pero las investigaciones apuntan a que los genes y el medio ambiente desempeñan una función importante.

  • Los investigadores están comenzando a identificar los genes que pueden aumentar el riesgo de los trastornos del espectro autista.
  • Los trastornos del espectro autista ocurren con más frecuencia en las personas con ciertas enfermedades genéticas, como el síndrome del cromosoma X frágil o la esclerosis tuberosa.
  • Muchos investigadores se están concentrando en cómo los genes interactúan entre sí y con factores ambientales, tales como los problemas médicos familiares, la edad de los padres y otros factores demográficos, y las complicaciones durante el parto o el embarazo.
  • En la actualidad, no existen estudios científicos que hayan vinculado los trastornos del espectro autista con las vacunas.

¿Dónde puedo encontrar más información?

Para aprender más sobre los trastornos del espectro autista, visite:

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) http://www.cdc.gov/ncbddd/Spanish/autism/index.html 

Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver (NICHD, por sus siglas en inglés) https://www.nichd.nih.gov/espanol/salud/temas/autism/Pages/default.aspx 

MedlinePlus (Biblioteca Nacional de Medicina) http://medlineplus.gov/spanish  (español) o http://medlineplus.gov  (inglés)

Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD, por sus siglas en inglés) https://www.nidcd.nih.gov/es/espanol/problemas-decomunicacion-en-los-ninos-con-trastornos-del-espectro-autista 

Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS, por sus siglas en inglés) http://espanol.ninds.nih.gov/trastornos/autismo.htm 

Para información sobre los ensayos clínicos, visite:

ClinicalTrials.gov: http://www.clinicaltrials.gov  (inglés)

Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés): http://salud.nih.gov/investigacion-clinica  (español)

Si desea obtener más información sobre problemas que afectan la salud mental, y recursos e investigaciones sobre la salud mental, visite el sitio web de MentalHealth.gov en http://www.mentalhealth.gov  (inglés) o http://espanol.mentalhealth.gov  (español). También puede visitar el sitio web del NIMH en http://www.nimh.nih.gov o ponerse en contacto con nosotros en:

Instituto Nacional de la Salud Mental Oficina de Política Científica, Planificación y Comunicaciones División de Redacción Científica, Prensa y Difusión 6001 Executive Boulevard Room 6200, MSC 9663 Bethesda, MD 20892–9663 Teléfono: 301–443–4513 o 1–866–615–6464 (1–866–615–NIMH)* Teléfono para personas con problemas auditivos: 301–443–8431 o 1–866–415–8051* Fax: 301–443–4279 Correo electrónico: nimhinfo@nih.gov Sitios web: http://www.nimh.nih.gov (inglés) o http://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/index.shtml (español)

*Las llamadas a los números telefónicos que empiezan con 1-866 son gratuitas para quienes viven en los Estados Unidos.

National Institute of Mental Health

DEPARTAMENTO DE SALUD Y SERVICIOS HUMANOS DE LOS ESTADOS UNIDOS

Institutos Nacionales de la Salud

Instituto  Nacional de la Salud Mental Publicación de NIH Núm. SQF 15-5511

Traducida en septiembre del 2016