COVID-19 Show message

Skip to content

Prevención del suicidio

This page is also available in English.

Si conoce a alguien que está en crisis

Llame a la Red Nacional de Prevención del Suicidio Lifeline al 1-888-628-9454 (en español) o al 1-800-273-8255 (en inglés), o envíe un mensaje en inglés a la línea de crisis para mensajes de texto (con la palabra HELLO al 741741). Ambos servicios son gratuitos y están disponibles 24 horas al día, 7 días a la semana. Las personas sordas o con problemas de audición pueden comunicarse con Lifeline por TTY al 1-800-799-4889. Todas las llamadas son confidenciales. Comuníquese directamente con las redes sociales si le preocupa lo que está publicando un amigo o llame al 911 en caso de una emergencia. Obtenga más información en el sitio web de Lifeline o en el de la línea de crisis para mensajes de texto (en inglés).

El sitio web de la línea para veteranos en crisis (en inglés) pone en contacto a los miembros del servicio militar y a los veteranos en crisis, así como a sus familiares y amigos, con personas afables del Departamento de Asuntos de los Veteranos (VA, por sus siglas en inglés) que están capacitadas para atenderlos a través de una línea directa, gratuita y confidencial, charlas en línea o un servicio de mensajes de texto. Llame al 1-800-273-8255 y oprima el número 1 para hablar con alguien en inglés y el número 2 para hacerlo en español, o bien, envíe un mensaje de texto al 838255 para comunicarse con una persona del VA que pueda atenderlo. También puede iniciar una sesión confidencial de charla en línea (en inglés).

Introducción

El suicidio es una de las principales preocupaciones de la salud pública. En 2018, más de 48,000 personas perdieron la vida por suicidio en los Estados Unidos y, en términos generales, esta es la décima causa principal de muerte (en inglés) en el país. Si bien el suicidio es complicado y trágico, a menudo se puede prevenir. Saber las señales de advertencia del suicidio y la manera de obtener ayuda puede salvar vidas.

Señales y síntomas

Los comportamientos mencionados a continuación pueden ser indicios de que alguien está pensando en suicidarse.

  • Hablar sobre querer morirse o matarse.
  • Hablar sobre sentirse vacío, sin esperanza o sin ninguna razón para vivir.
  • Hacer un plan o averiguar formas de matarse, como hacer búsquedas en línea de métodos letales, acumular pastillas o adquirir un arma.
  • Hablar sobre sentir una gran culpa o vergüenza.
  • Hablar sobre sentirse atrapado o que no hay ninguna solución.
  • Sentir un dolor insoportable (ya sea físico o emocional).
  • Hablar sobre ser una carga para otros.
  • Consumir alcohol o drogas con más frecuencia.
  • Mostrarse ansioso o agitado.
  • Apartarse de sus familiares y amigos.
  • Cambiar hábitos alimenticios o de sueño.
  • Mostrar furia o hablar de buscar venganza.
  • Tomar grandes riesgos que podrían originar la muerte, como conducir con una rapidez extrema.
  • Hablar o pensar en la muerte a menudo.
  • Mostrar altibajos extremos en el estado de ánimo, cambiando repentinamente de sentirse triste a mostrarse tranquilo o feliz.
  • Regalar posesiones materiales importantes.
  • Despedirse de familiares y amigos.
  • Poner sus asuntos en orden o hacer un testamento.

Si estas señales de alerta son pertinentes a alguien que conoce, obtenga ayuda lo más pronto posible, especialmente si la conducta es nueva o ha empeorado recientemente.

Las siguientes son cinco medidas que puede tomar para que #BeThe1To que ayuda a alguien que esté experimentando dolor emocional:

imagen acerca del dolor emocional 

  1. PREGUNTE: “¿Estás pensando en suicidarte?” No es una pregunta fácil de hacer, pero los estudios muestran que preguntar a las personas en riesgo si tienen pensamientos o deseos de morir o de matarse no aumenta los suicidios ni los pensamientos suicidas.
  2. MANTÉNGALA A SALVO: Reducir el acceso de la persona con pensamientos suicidas a ciertos objetos o lugares sumamente letales es parte esencial de la prevención del suicidio. Si bien hacer esto no es fácil, preguntarle a la persona en riesgo si tiene algún plan de hacerse daño y desactivar o eliminar cualquier medio letal puede marcar la diferencia.
  3. ESTÉ PRESENTE: Escuche atentamente para enterarse de lo que la persona en riesgo está pensando y sintiendo. De hecho, las investigaciones sugieren que reconocer y hablar sobre el suicidio puede reducir los pensamientos suicidas en lugar de aumentarlos.
  4. AYÚDELA A ESTABLECER UNA CONEXIÓN: Guarde el número de la Red Nacional de Prevención del Suicidio (1-888-628-9454) y el de la línea de crisis para mensajes de texto en inglés (741741) en su teléfono celular para que lo tenga a mano cuando lo necesite. Usted también puede ayudar a la persona con pensamientos suicidas a establecer una conexión con una persona de confianza, como un miembro de la familia, un amigo, un asesor espiritual o un profesional de la salud mental.
  5. MANTÉNGASE COMUNICADO: Mantenerse en contacto con la persona después de que tuvo una crisis o después de haber sido dada de alta de su tratamiento puede marcar la diferencia. Los estudios han demostrado que el número de muertes por suicidio disminuye cuando alguien da seguimiento con la persona en riesgo.

Factores de riesgo

El suicidio no discrimina a nadie. Las personas de todos los géneros, edades y etnicidades pueden estar en riesgo. El comportamiento suicida es complejo y no hay solo una causa que lo origina. Hay muchos factores diferentes que contribuyen para que alguien intente suicidarse. Sin embargo, las personas que corren un mayor riesgo tienden a compartir varias características específicas. Los principales factores de riesgo son:

  • depresión u otros trastornos mentales o de abuso de sustancias;
  • ciertos problemas médicos;
  • dolor crónico;
  • un intento de suicidio anterior;
  • antecedentes familiares de trastornos mentales o de abuso de sustancias;
  • antecedentes familiares de suicidio;
  • violencia familiar, incluido el maltrato físico o abuso sexual;
  • posesión de pistolas u otras armas de fuego en el hogar;
  • libertad reciente de un reclusorio o una cárcel;
  • exposición a otros comportamientos suicidas, como de sus familiares o compañeros, o de alguna celebridad.

Muchas personas tienen estos factores de riesgo, pero no intentan suicidarse. Es importante observar que el suicidio no es una respuesta normal al estrés. Los pensamientos o las acciones suicidas son una señal de angustia extrema, no un intento inofensivo de llamar la atención, y no deben ignorarse.

A menudo, los familiares y amigos son los primeros en reconocer las señales de advertencia sobre el suicidio y esto puede ser el primer paso para ayudar a una persona en riesgo a encontrar tratamiento con alguien que se especializa en diagnosticar y tratar problemas de salud mental. Si no sabe dónde empezar, consulte los recursos en la página del NIMH sobre ayuda para la salud mental.

El suicidio es complejo. Los tratamientos y las terapias para personas con pensamientos u acciones suicidas variarán según la edad, el género, el bienestar físico y mental y las experiencias individuales. El NIMH ha centrado sus investigaciones en la identificación de personas en riesgo de suicidio y de intervenciones eficaces.

Identificación de personas en riesgo de suicidio  

  • Detección universal: Diversas investigaciones han mostrado que una herramienta de detección que consiste en tres preguntas ayuda al personal de las salas de emergencia a identificar a adultos en riesgo de suicidio. Se halló que la evaluación de todos los pacientes, independientemente del motivo por el que llegaron a la sala de emergencias, duplicó el número de pacientes que se pudieron identificar como en riesgo de suicidio. Los investigadores calcularon que las herramientas de detección del riesgo de suicidio han logrado identificar a más de tres millones de adultos adicionales en riesgo de suicidio cada año.
  • Predicción del riesgo de suicidio con el uso de registros electrónicos de salud: Los investigadores del NIMH se asociaron con el Departamento de Asuntos de los Veteranos (VA, por sus siglas en inglés) y otros para desarrollar programas de cómputo que podrían ayudar a predecir el riesgo de suicidio entre los veteranos de las fuerzas armadas que reciben servicios de atención de salud en el VA. Otros sistemas de atención de la salud están empezando a utilizar datos provenientes de registros electrónicos de salud para también identificar a personas en riesgo de suicidio.

Tratamientos y terapias

Intervenciones breves

  • Planificación de seguridad: Se ha demostrado que una planificación personalizada de seguridad ayuda a reducir los pensamientos y las acciones suicidas. Los pacientes trabajan con un cuidador para elaborar un plan que describe formas de limitar acceso a medios letales como armas de fuego, pastillas o venenos. El plan también enumera varias estrategias de afrontamiento, así como personas o recursos que pueden ayudar en una crisis.
  • Llamadas de seguimiento: Hay investigaciones que han demostrado que el peligro de suicidarse disminuye en los pacientes en riesgo, cuando reciben un seguimiento subsiguiente, una intervención en el plan de seguridad y una serie de llamadas de apoyo.

Psicoterapias

Se ha descubierto que los tipos de intervenciones psicosociales, descritos a continuación, ayudan a las personas que han intentado suicidarse y pueden evitar que hagan otro intento de suicidarse.

  • La terapia cognitivo conductual ofrece capacitación para aprender nuevas formas de sobrellevar experiencias estresantes. Este tipo de terapia ayuda a las personas a reconocer sus patrones de pensamiento y a contemplar acciones alternativas cuando surgen pensamientos sobre el suicidio.
  • Se ha demostrado que la terapia dialéctica conductual reduce conductas suicidas en los adolescentes. También ha quedado comprobado que este tipo de terapia reduce la tasa de suicidios en adultos con trastorno límite de la personalidad, una enfermedad mental caracterizada por un patrón continuo de estados de ánimo, autoimagen y conductas inestables que a menudo dan origen a acciones impulsivas y a problemas en las relaciones. Un terapeuta capacitado en este tipo de terapia ayuda a la persona a reconocer cuando sus sentimientos o acciones son perturbadores o poco saludables, y le enseña las destrezas necesarias para sobrellevar de mejor manera situaciones desagradables.

La página del NIMH de ayuda para la salud mental puede ayudarle a localizar a un proveedor de salud mental en su área. Aquí puede encontrar consejos para ayudarle a prepararse y brindarle orientación sobre cómo hablar con su proveedor de atención médica sobre su salud mental y aprovechar al máximo su cita.

Medicamentos

Los medicamentos pueden beneficiar a algunas personas en riesgo de suicidio. Los médicos y los pacientes pueden colaborar juntos para encontrar los mejores medicamentos, o una combinación de estos, así como la dosis adecuada. Debido a que a menudo muchas personas en riesgo de suicidio tienen alguna enfermedad mental o problemas de abuso de sustancias, estas personas pueden beneficiarse al tomar medicamentos junto con una intervención psicosocial.

La clozapina es un medicamento antipsicótico que se usa primordialmente para tratar a persona con esquizofrenia. A la fecha, es el único medicamento con una indicación específica de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para reducir el riesgo de comportamientos suicidas recurrentes en pacientes con esquizofrenia o un trastorno esquizoafectivo (en inglés).

Si le han recetado un medicamento, es importante que:

  • Hable con su médico o farmacéutico para cerciorarse de que comprende los riesgos y los beneficios del medicamento que está tomando.
  • No deje de tomar un medicamento sin antes hablar con su médico. Dejar de tomar repentinamente un medicamente puede originar un “rebote” o empeoramiento de los síntomas. También es posible que surjan otros efectos de abstinencia molestos o posiblemente peligrosos.
  • Informe a su médico de inmediato sobre cualquier preocupación por los efectos secundarios. Es posible que tenga que cambiar la dosis o tomar un medicamento diferente.
  • Notifique cualquier efecto secundario grave a MedWatch, el programa de la FDA para reportar eventos adversos , ya sea en línea o llamando al 1-800-332-1088. Usted o su médico pueden enviar un informe.

Se han utilizado otros medicamentos para tratar pensamientos y comportamientos suicidas, pero es necesario realizar más investigaciones para demostrar los beneficios de estas opciones. Para obtener información básica sobre estos medicamentos, puede visitar el sitio web en inglés del NIMH sobre medicamentos para la salud mental. Para consultar la información más actualizada sobre cualquier medicamento, sus efectos secundarios y advertencias, visite el sitio web de la FDA.

Atención colaborativa

Se ha demostrado que la atención colaborativa es una forma eficaz de tratar la depresión y reducir los pensamientos suicidas. Un programa de atención colaborativa en función de un equipo añade dos tipos de servicios a la atención primaria habitual: la gestión de la atención de la salud conductual y consultas con un especialista en salud mental.

El administrador de servicios de atención de la salud conductual pasa a formar parte del equipo para el tratamiento del paciente y ayuda al médico de atención primaria a evaluar su salud mental. Si al paciente se le diagnostica un trastorno de salud mental y desea tratamiento, el administrador de servicios de atención, el médico de atención primaria y el paciente colaboran juntos para establecer un plan de tratamiento. Este plan puede incluir medicamentos, psicoterapia u otras opciones adecuadas.

Posteriormente, el administrador de servicios de atención se comunica con el paciente para averiguar si le gusta el plan, lo está siguiendo y si está funcionando, o bien, si es necesario efectuar cambios para mejorar el control de los trastornos del paciente. El administrador de servicios de atención y el médico de atención primaria también revisan con regularidad la situación del paciente y el plan de servicios de atención con un especialista en salud mental, como un psiquiatra o una enfermera psiquiátrica, a fin de asegurarse de que el paciente tiene las mejores opciones de tratamiento y está mejorando.

Investigaciones en marcha

Para saber cuáles son las personas corren mayor riesgo y para prevenir suicidios, los científicos deben comprender la función que desempeñan los factores de largo plazo (como experiencias durante la infancia), así como otros factores más inmediatos como la salud mental y acontecimientos más recientes en la vida. Los investigadores también están analizando la manera en que los genes pueden aumentar el riesgo o, por el contrario, hacer que alguien sea más resiliente a una pérdida o una dificultad.

Obtenga más información

Folletos gratuitos y recursos que se pueden compartir

Recursos federales

Líneas de ayuda sobre salud

  • Red Nacional de Prevención del Suicidio Lifeline: Esta red ofrece ayuda gratuita y confidencial 24 horas al día a cualquier persona que se encuentre en una crisis suicida o una angustia emocional. Llame en español al 1-888-628-9454 o en inglés al 1-800-273-TALK (8255) y para comunicarse con un consejero apto y capacitado en un centro de crisis en su área. También ofrecen un servicio de charlas en vivo.
  • Línea de ayuda para los afectados por catástrofes: Las personas afectadas por algún desastre o tragedia pueden llamar a esta línea de ayuda, patrocinada por SAMHSA, para recibir consejería inmediata. Llame al 1-800-985-5990 (oprima el 2 para hablar en español) para comunicarse con un profesional capacitado del centro de consejería en casos de crisis dentro de la red.
  • Línea para veteranos en crisis: Esta línea de ayuda es un recurso gratuito y confidencial para veteranos de todas las edades y en cualquier circunstancia. Llame al 1-800-273-8255, y oprima el número 1 para inglés y el número 2 para español, o bien, envíe un mensaje de texto al 838255. También puede charlar en línea para comunicarse con una persona que le ofrecerá ayuda 24 horas al día, 7 días a la semana (en inglés).
  • Línea de crisis para mensajes de texto (en inglés): Envíe la palabra “HELLO” al 741741 para obtener ayuda gratuita y confidencial 24 horas al día en todos los Estados Unidos.
  • Más líneas de información de los NIH (en español y en inglés).

Recursos para los medios de comunicación

Para consultar recursos y referencias adicionales sobre la prevención del suicidio, visite la página de temas de salud del NIMH sobre prevención del suicidio en inglés.

A menos que se especifique otra cosa, la información y las publicaciones del NIMH son de dominio público y están disponibles para su uso gratuito. Le agradecemos que cite al NIMH. Por favor visite nuestra página sobre cómo citar la información y las publicaciones del NIMH para obtener más información.