Skip to content

La Depresión y Los Estudiantes Universitarios

¿TE SIENTES SUSCEPTIBLE, TRISTE O MALHUMORADO? ¿QUIÉN NO DE VEZ EN CUANDO?

La universidad es una época emocionante, pero también puede ser muy difícil. Como estudiante universitario, es posible que sea la primera vez que hayas tenido que dejar tu casa, aprender a vivir de forma independiente, tomar clases difíciles, conocer a personas nuevas y dormir muchas horas menos. Las adversidades pequeñas o grandes pueden parecer como el fin del mundo, pero por lo general, estos sentimientos suelen pasar en poco tiempo.

Pero si has estado triste o irritable o sientes como que no tuvieras esperanza, durante por lo menos dos semanas, podrías tener depresión. No estás solo. La depresión es el problema de salud más común entre los estudiantes universitarios.¹ Debes saber que:

  • La depresión es una enfermedad médica.
  • La depresión se puede tratar.
  • El tratamiento temprano es mejor.
  • La mayoría de las universidades ofrecen servicios de salud mental gratuitos o de bajo costo a los estudiantes.

¹ Buchanan, J. L. (2012). Prevention of depression in the college student population: A review of the literature. Archives of Psychiatric Nursing, 26(1), 21-42. doi:10.1016/j. apnu.2011.03.003. Retrieved July 31, 2015, from http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0883941711000379.

P: ¿Qué es la depresión?

R: La depresión es una enfermedad médica con muchos síntomas, incluyendo físicos. La tristeza es sólo una pequeña parte de la depresión. Es posible que algunas personas con depresión ni siquiera se sientan tristes, pero pueden sentirse más irritables o simplemente pueden perder el interés por las cosas que les gustaba hacer. La depresión interfiere con la vida diaria y la función normal. No la ignores ni trates de ocultar los síntomas. No es un defecto de carácter, y no la puedes hacer desaparecer con solo desearlo.

P: ¿Existen diferentes tipos de depresión?

R: Sí. Los trastornos depresivos más comunes incluyen la depresión grave (un episodio desconectado y claramente diferente del sentimiento y funcionamiento normal de la persona), el trastorno depresivo persistente (una depresión crónica de bajo grado que puede mejorar o empeorar con el tiempo) y la depresión psicótica (el tipo más grave, con delirios o alucinaciones). Algunas personas son susceptibles a la depresión en el invierno ("trastorno afectivo estacional"), y algunas mujeres reportan depresión la primera o segunda semana antes de su período menstrual ("trastorno disfórico premenstrual"). Tú puedes aprender sobre estos y otros tipos de depresión en https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/depresion-2011/index.shtml

P: ¿Cuáles son las señales y los síntomas de la depresión?

R: Si tienes cualquiera de las siguientes señales y síntomas casi todos los días durante por lo menos dos semanas, puedes tener depresión mayor (a veces llamada "depresión clínica"):

  • Sentimientos de tristeza, ansiedad o de "vacío" persistentes
  • Sentimientos de pesimismo o falta de esperanza
  • Sentimientos de culpabilidad, inutilidad o impotencia
  • Pérdida de interés o placer en las actividades y los pasatiempos
  • Pérdida de energía, fatiga o sensación de que estás más lento
  • Dificultad para concentrarte, recordar y tomar decisiones
  • Dificultad para dormir, te despiertas temprano por la mañana o duermes demasiado
  • Cambios en el apetito o de peso no deseados
  • Pensamientos de muerte o suicidio, o intentos de suicidio
  • Inquietud o irritabilidad
  • Síntomas físicos persistentes, como dolor muscular o dolores de cabeza.

No todos los que están deprimidos tienen todos estos síntomas. Algunas personas solamente tienen algunos síntomas. Otras personas tienen muchos. Si alguno de estos síntomas está interfiriendo con tu funcionamiento, o si crees que la vida ya no vale la pena o piensas en hacerte daño, debes buscar ayuda de inmediato. ¡No esperes dos semanas!

P: ¿Qué son los trastornos co-existentes?

R: La depresión puede ocurrir al mismo tiempo que otros problemas de salud mental, como la ansiedad, un trastorno de la alimentación o el abuso de sustancias. También puede ocurrir al mismo tiempo que otros problemas médicos, como la diabetes o un desequilibrio de la tiroides. Ciertos medicamentos, como los que se usan para tratar el acné severo, pueden causar efectos secundarios que contribuyen a la depresión. Aunque algunas mujeres son muy sensibles a los cambios hormonales, en la mayoría de ellas, las píldoras anticonceptivas modernas no están asociadas con la depression.

P: Si creo que puedo estar deprimido, ¿dónde puedo conseguir ayuda?

R: Si tienes síntomas de depresión que están interfiriendo con tu capacidad de funcionar con tus estudios y tu vida social, pide ayuda. Con el cuidado y tratamiento adecuados, la depresión puede mejorar. No creas que la depresión se va a ir sola o pienses que puedes manejarla por tu cuenta. Tampoco ignores cómo te sientes solamente porque piensas que puedes "explicar tus sentimientos". Como estudiante universitario, estás ocupado, pero necesitas encontrar tiempo para conseguir ayuda. Si no pides ayuda, la depresión puede empeorar y contribuir a otros problemas de salud, al mismo tiempo que te impide disfrutar del ambiente académico y social. También te puede robar del éxito que te hizo ingresar en la universidad para empezar. Además, puede resultar en la "automedicación" con comportamientos de alto riesgo que tienen sus propias consecuencias graves, como el consumo excesivo de alcohol y otras sustancias o tener relaciones sexuales sin protección.

La mayoría de las universidades ofrecen servicios de salud mental a través de centros de consejería o de salud estudiantil, o ambos. Visita el sitio web de tu universidad para más información. Si crees que podrías estar deprimido, comienza por hacer una cita con un médico u otro proveedor de atención médica para un chequeo. Puedes ir a un médico en el centro de servicios de salud estudiantil de tu universidad, un médico que esté fuera del campus o ciudad universitaria pero dentro de la misma ciudad donde queda la universidad, o un médico en tu ciudad natal. Tu médico puede verificar que no tengas otro problema de salud que esté causando tu depresión.

Si tu médico descubre que no tienes otro problema de salud, puede hablar contigo sobre las opciones de tratamiento o remitirte a un profesional de la salud mental, como un psiquiatra, consejero o psicólogo. Un profesional de la salud mental puede hacerte una evaluación completa y también tratar tu depresión.

Si tienes pensamientos de que quisieras estar muerto o de suicidarte, llama a una línea de ayuda, como al 1–888–628–9454 para recibir ayuda gratis las 24 horas del día. También puedes llamar a la seguridad de tu universidad, al 911 o ir a la sala de emergencias más cercana.

P: ¿Cómo se trata la depresión?

R: Los tratamientos eficaces para la depresión incluyen la psicoterapia (a veces llamada “terapia del diálogo”), personalizada para tu situación, o una combinación de psicoterapia y medicación. El tratamiento temprano es el major.

P: ¿Qué es la psicoterapia?

R: Un terapeuta (como un psiquiatra, un psicólogo, un trabajador social o un consejero) puede ayudarte a entender y manejar tus estados de ánimo y sentimientos. Tú puedes hablar de tus emociones con alguien que te entiende y te apoya. También puedes aprender a dejar de pensar negativamente y empezar a mirar los aspectos positivos en la vida. Comenzar a trabajar con tu terapeuta para encontrar soluciones a problemas que pueden haberte parecido insuperables cuando estabas deprimido y quizás incluso desesperado, te ayudará a tener más confianza en ti mismo y a sentirte mejor. Las investigaciones han demostrado que ciertos tipos de psicoterapia pueden ayudar a los adultos jóvenes a manejar la depresión.

La psicoterapia incluye:

  • Terapia cognitivo-conductual, que se centra en los pensamientos, comportamientos y sentimientos relacionados con la depresión
  • Psicoterapia interpersonal, que se centra en mejorar las relaciones
  • La terapia dialéctica-conductual, que es especialmente útil cuando la depresión viene acompañada de un comportamiento autodestructivo o que causa daño a uno mismo.

Todas las terapias pueden adaptarse a los problemas especiales de cada persona, por ejemplo, si la depresión está asociada con la ansiedad o un trastorno de la alimentación. El centro de consejería de tu universidad puede ofrecer consejería individual y de grupo. Muchos centros también ofrecen talleres y programas de extensión que te pueden apoyar.

Lee más en inglés sobre los diferentes tipos de psicoterapias en: http://www.nimh.nih.gov/health/topics/psychotherapies.

P: ¿Qué medicamentos se usan para tratar la depresión?

R: Si tu médico cree que necesitas medicamentos para ayudar en el tratamiento de tu depresión, es posible que te recete un antidepresivo. Hay varios antidepresivos que han sido ampliamente estudiados y su eficacia ha sido comprobada. Si tu médico te recomienda que tomes un medicamento, es importante que lo consultes regularmente y que le dejes saber sobre cualquier efecto secundario que tengas y cómo te sientes. Esto es especialmente importante si comienzas a sentirte peor o si empiezas a pensar en hacerte daño. Aunque tu médico intentará encontrar el mejor medicamento para tratar tu depresión, a veces se necesita probar diferentes medicamentos o dosis para encontrar la mejor opción. Si a ti o a un familiar cercano le ha ido bien con un medicamento en particular en el pasado, puede ser un buen indicador de que vuelva a dar buenos resultados.

Siempre sigue las indicaciones de tu médico u otro proveedor de atención médica cuando estés tomando medicamentos. Tendrás que tomar una o más dosis de un antidepresivo regularmente todos los días. Es posible que el medicamento no surta su efecto completo hasta después de unas semanas. Para evitar que la depresión vuelva, la mayoría de las personas continúan con los medicamentos por algunos meses más después de que ya se sienten mejor. Si tu depresión es de larga duración o vuelve una y otra vez, es posible que debas tomar antidepresivos por más tiempo.

Aunque todos los antidepresivos pueden tener efectos secundarios, algunos son más propensos a causar ciertos efectos que otros. Dile a tu médico si a menudo te sientes "sensible" a los medicamentos. Comenzar con una dosis baja y aumentarla lentamente hasta llegar al nivel terapéutico completo es la mejor manera de minimizar los efectos adversos. Es posible que tengas que probar más de un antidepresivo antes de encontrar el que mejore tus síntomas sin causar efectos secundarios que sean difíciles de aguantar.

Lee más en inglés sobre los medicamentos antidepresivos en: http://www.nimh.nih.gov/health/topics/mental-health-medications/mental-health-medications.shtml.

P: ¿Qué más puedo hacer?

R: Además de consultar con un médico y un consejero, también puedes ayudarte a controlar tu depresión teniendo paciencia y tratándote bien. No esperes que vas a mejorar enseguida, pero con el tiempo sentirás que poco a poco vas mejorando.

  • Haz ejercicio a diario, pasa tiempo afuera con la naturaleza y al sol, y come alimentos saludables. Esto te puede ayudar a sentirte mejor.
  • Duerme lo suficiente. Trata de establecer hábitos de sueño consistentes y evita las sesiones de estudio de toda la noche.
  • Tu consejero puede enseñarte a ser consciente de tus sentimientos y te enseñará técnicas de relajación. Utiliza estas técnicas cuando empieces a sentirte decaído o enojado.
  • Evita el consumo de drogas y también trata de no beber alcohol o bebe lo menos posible.
  • Divide las tareas grandes en tareas pequeñas, y anda haciendo lo que puedas cuando puedas. Trata de no hacer demasiadas cosas a la vez.
  • Trata de pasar tiempo con tus familiares o amigos, y aprovecha los recursos del campus, como los grupos de apoyo estudiantil. Hablar con tus padres, tutores u otros estudiantes que te escuchan y se preocupan por ti te hará sentir apoyado.
  • Trata de salir con tus amigos y hacer cosas divertidas que te ayuden a expresarte. A medida que te recuperas de la depresión, puedes encontrar que incluso cuando no tienes ganas de salir con tus amigos, si lo haces, logarás disfrutarlo más de lo que pensabas.

Recuerda que, al tratar tu depresión, te estás ayudando a triunfar en la universidad y después de graduado.

P: ¿Cuáles son las señales de advertencia del suicidio?

R: La depresión también es un factor de riesgo importante de suicidio. Si notas algunas de las siguientes señales en ti o en un amigo, puede ser motivo de preocupación:

  • Hablar de querer morir o suicidarse
  • Buscar una manera de suicidarse, como buscar en línea o comprar un arma
  • Hablar de sentirse desesperado o no tener una razón para vivir
  • Hablar de sentirse atrapado o con dolor insoportable
  • Hablar de ser una carga para los demás y que otros estarían mejor si uno no estuviera
  • Aumentar el consumo de alcohol o drogas
  • Actuar ansioso o agitado o comportarse imprudentemente
  • Regalar las pertenencias preciadas
  • Dormir muy poco o demasiado
  • Aislarse o sentirse solo
  • Mostrar rabia o hablar de buscar venganza
  • Mostrar cambios bruscos en el estado de ánimo.

P: ¿Qué debo hacer si estoy pensando en suicidarme?

R: Si estás en crisis y necesitas ayuda, llama al siguiente número gratuito de ayuda al 1–888–628–9454. Te comunicarás con la Lifeline, un servicio que está disponible para todas las personas las 24 horas del día, todos los días. Puedes llamar si tú necesitas ayuda o para conseguir ayuda para alguien que conozcas. Todas las llamadas son confidenciales. También puedes visitar el sitio web de Lifeline en http://suicidepreventionlifeline.org/help-yourself/en-espanol/.

P: ¿Qué debo hacer si alguien que conozco está pensando en suicidarse?

R: Si conoces a alguien que está pensando en suicidarse, no lo dejes solo. Trata de que tu amigo o ser querido busque ayuda de inmediato de su médico, la seguridad de la universidad, el servicio de salud estudiantil o la sala de emergencias del hospital más cercano, o llama al 911. Asegúrate que no tenga acceso a armas de fuego o a cualquier otro instrumento que potencialmente podría usar para suicidarse, incluyendo medicamentos. También puedes buscar ayuda lo antes posible llamando a Lifeline al 1–888–628–9454.

P: ¿Dónde puedo aprender más sobre la depresión y otros problemas de salud mental?

R: El sitio web del Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH) (http://www.nimh.nih.gov) ofrece información en inglés y en español sobre varios trastornos y problemas de salud mental. También puedes encontrar información sobre las últimas investigaciones y noticias sobre la salud mental. Además, el sitio web tiene formato compatible con los teléfonos móviles o celulares. Esto significa que puedes acceder al sitio web del NIMH en cualquier lugar y en cualquier momento, desde las computadoras de escritorio hasta las tabletas y teléfonos celulares.

También puedes seguir al NIMH en Twitter (@NIMHgov), YouTube (https://www.youtube.com/user/NIMHgov), Facebook, Google+ y LinkedIn.

El NIMH a veces tiene chats en vivo de Twitter y otros eventos en los medios sociales sobre diversos problemas de la salud mental. Para obtener más información sobre los eventos pasados y los venideros, visita el sitio web de NIMH (http://www.nimh.nih.gov).

Publicación de NIH Núm. SP 15-4266